Panamá, Ciudad de Panamá

  • Inicio
  • Turismo
  • Un pueblo de vida tranquila entre la niebla y el café
Un pueblo de vida tranquila entre la niebla y el café

Un pueblo de vida tranquila entre la niebla y el café


  • Por:
    Colombia Belleza Pura
  • Publicado:
    16 Junio 2022

CBP – Medellín

El pueblo de las Fiestas de la Ruana

Caramanta es un pueblito al suroeste del departamento de Antioquia, a 2050 metros sobre el nivel del mar, en el que el nombre de sus fiestas le hace honores a su clima y sus costumbres.

La vestimenta, la comida, las actividades y sus horarios son producto del frío que se produce en la empinada montaña que está cerca al cielo.

Llegar hasta ese balcón natural es reconstruir en imágenes el resumen de la geografía antioqueña, pues se pasa de cálido ambiente del río Cauca, a los vientos helados de la montaña; del valle en el que nace Cerro Tusa y los Farallones de Citará, hasta el último filo de la montaña en la que se levanta este pueblito como un pesebre.

En el pueblo de las Fiestas de la Ruana – fundado en 1557 por Gabriel Echeverri – son indispensables dos cosas: un buen café Caramanta y claro está, una ruana bien peluda.

El pueblo de las Fiestas de la Ruana fue fundado en 1557 por Gabriel Echeverri.

Caramanta Cuna de la Solidaridad, Capital de la Ruana.

Caramanta es un balcón natural para apreciar la geografía antioqueña.

Las mañanas de caminatas frias que invitan a tomar el primer tintico.

Cada calle es una experiencia de contraste visual entre colores vivos.

Un pueblo para perderse entre la niebla y el café.

Casas hermosas y coloridas

Caminar por las calles de casas hermosas y coloridas, solo produce ganas inmensas de sentarse a admirarlas, tomar un cafecito caliente y ver pasar a sus habitantes, niños, jóvenes, señoras o arrieros con su ruana bien cubierta.

Es que queda tan alto este pueblo que en ciertas épocas del año se puede avistar el imponente volcán Nevado del Ruiz , ubicado en la cordillera central, llamado por los indígenas Quimbaya como Kumanday o Tamá.

Cada calle es una experiencia de contraste visual entre colores vivos de las casas típicas de la arquitectura antioqueña y el blanco de la niebla que a las cinco de la tarde empieza a bajar y cubrir los techos, las copas de los árboles, y la cúpula de la iglesia.

La cinco de la tarde es la hora cuando empieza a difuminar los rostros, los sombreros, las cargas de café de las mulas.

Visitar Caramanta- que se encuentra 115 kilómetros de la ciudad de Medellín- es perderse entre la niebla, el café, la vida tranquila. Es Colombia Belleza Pura.

 

Por: Lina María Franco Mejía

Docente con magister en educación y desarrollo humano y estudiante del doctorado en ciencias de la educación de la Universidad San Buenaventura – Medellín

Fotos: Lina María Franco Mejía / Alberto López Valencia / Alcaldía Caramanta

@Colombiabellezapura

Otras Historias que te pueden interesar…

Barranquilla, mágica entre el mar y el río.

Palenqueras, historia detrás de una palangana de frutas.

Guane guarda su historia rupestre y fósil de 120 millones de años.

Balcones mágicos que seducen y enamoran

Iguanas: Reptil fotogénico de múltiples formas y coloridos

 

La entrada Un pueblo de vida tranquila entre la niebla y el café se publicó primero en Colombia Belleza Pura.